domingo, 17 de mayo de 2009

ANGELES

Mama me podrías contar por que la abuelita siempre en la mañana canta como si le estuviera cantando a alguien.
La mama le dice al niño te voy a contar una historia para que entiendas el ¿por qué? y tú la ayudes a cantar después.
Una tarde en la pradera estaban todos los animalitos jugando, cuando de pronto un viento fuerte comienza a soplar y soplar y soplar.
Todos comenzaron a recoger sus cosas rápidamente y arreglar a sus bebes para llevarlos a casa y ponerlos a salvo de ese viento fuerte.
Cuando todos estaban ya en casa el abuelito comienza a contarles un cuento a los más pequeños, el cuento era sobre los cuidadores de almas.
Todos estaban atentos a lo que el abuelito decía, cuando de pronto uno de ellos le dice: Abuelito tu pronto serás un cuidador de nuestras almas? un silencio penetro a los mayores porque cuando una persona se va y se convierte en cuidador de almas, durante un tiempo esa partida causa un gran dolor en el corazón para los que se quedan en este mundo terrenal, porque ya no lo ven físicamente.
El abuelito le dice al joven: !Si hijo mío!, por eso no debes estar triste cuando eso pase.
El joven le dice nuevamente, abuelito y todos seremos cuidadores de almas?, el abuelito le dice: !No hijo mío no todos tendremos ese privilegio! solo los que hemos impulsado el amor y hemos recibido amor podremos ser cuidadores de almas, yo te amo y tú a mí, por eso cuando yo sea cuidador de almas pediré cuidar la tuya y yo te cuidare mientras estés en este mundo terrenal.
SIIIIIIIIIIII SIIIIIIIIII gritaba el nieto, mi abuelito será mi cuidador de mi alma.
De repente el viento sopla turismo y abre la puerta de la casita de los animalitos, y una suave brisa se deja colar por en medio de todos los que estaban presentes, y el abuelito siete la presencia de su hermano y siente una voz que le dice: !Tu hermano siempre serás el mejor! Siempre estas preocupado por irradiar amor de irradiar lo bonito de la naturaleza animal.

La multiplicación de ese amor será la razón por la cual, lo que has pedido hoy, te será concedido tu serás el cuidador del ama de tus nietos, cuando nuestro dios te llame.
El abuelito contento luego de pasar un rato más y esperar que los vientos cesaran, cogió camino a su casa en el árbol junto al rio.
En la mañana siguiente la hermana del abuelito manda a un pajarito a decirle que si quería ir a una merienda con otros familiares y este muy contento le dice al pajarito que sí, que le diga a su hermana que vaya a buscarlo temprano para ir y compartir un rato juntos.
Mientras la hermana iba de camino a buscar al abuelito otra vez el viento fuerte comienza a soplar y soplar cuando la hermana del abuelito llega a buscarlo este estaba ya encima de una nube y rumbo a conocer a Dios y pedirle ser cuidador de almas.
Ella lloro un rato pero a los días una brisa suave en la mañana entra por la ventana y acaricia a la hermana del abuelito y siente que la brisa le dice, hola hermana soy yo!,
Dios me ha concedido ser cuidador de almas y nada más y menos seré el cuidador de las almas de mi familia, estoy muy alegre, por favor tú también debes estarlo.
No te pongas triste porque de hoy en adelante, cuando sople el viento sabrás que yo estoy pasando a saludar y cuando no lo sientas sabrás igual que yo estoy aquí para cuidarlos.
La hermana del abuelito comenzó a reír y junto al abuelito se asomaron a la ventana y el sol estaba pleno lleno de alegría por todas partes.
Y así todos los días la hermana del abuelito comenzó a cantar en las mañanas.