html

miércoles, 28 de octubre de 2009

La Chicharra y la Lluvia


Un día de estos la sabana nació mojada al reventar el lucero, ya la sabana estaba en pie cual potrillo luego del parto.

No había lugar donde la sabana no estuviera esperando a cada criatura que al levantarse la viera verdecita, con olor a tierra mojada a campo, a hierba gruesa, buena de pasto pa` ganado.

Era el tiempo que decía que el invierno ha llegado y ha llegado bueno, en tiempo cuando la chicharra ha dicho, y ha anunciado, así es como se inicia este cuento.

Una chicharrita llegada de lejos quiere ser luego una tara grande, y mientras decía con voz aguda y fea como un chillido el anuncio de la venida del invierno, una gota ha caído sobre ella.

La chicharrita decía, el invierno está por llegar, el invierno está por llegar, lo repetía mil veces y mil veces más, cuando de pronto otra gota de agua cayó sobre la chicharrita.

De repente un pajarito que venía directo a comerse a la chicharrita la ve y piensa que ella está llorando, y le da pesar y no se la come, y le pregunta, chicharrita por qué lloras?, todos sabemos que el invierno va a venir pero por qué lloras?.

La chicharrita asustada y sabiendo que si le dice que no está llorando sino que le ha caído una gota de agua, el pajarito se la comería, le comienza a contar historias sin fin hasta el pajarito se duerme con tantas historias que la chicharrita le cuenta.

Viendo la chicharrita que se durmió el pajarito vuela hasta otro árbol para salvarse de ser comida y seguir anunciando el invierno.

Y colorín colorado este cuento va a seguir siendo contado.

Moraleja: a veces es importante estar pendiente de cómo nos vemos delante de los demás para no pecar de arrogantes, porque esa humildad muchas veces nos salvara.