sábado, 5 de julio de 2014

El Buey y la Pulga



Ja Ja ja ja reía la pulga ja ja ja ja reía la pulga ja ja ja ja reía el buey.

No puede ser que no podamos leer al revés, ja ja ja ja, pues no podemos, vamos a ver inténtalo, la sabana es mi hogar a ver dilo dilo, ragoh im es la sabana ja ja ja ja vez no puedes ja ja ja ja es verdad no puedo.

Tal vez si camino un poco conseguimos otro letrero más fácil de leer al revés.
Y así fueron caminando poco a poco para tratar de encontrar algún letrero que pudieran leer al revés.

Mientras esto pasaba en ellos se iba incrementando la confianza, la amistad, un sentimiento que nos lleva más allá de lo racional algunas veces.

Los amigos son parte importante en la vida de todos y debemos cuidarlos y regarlos como una flor.

Al llegar a la escuela el buey le cuenta a la maestra sobre como estuvo haciendo ejercicios de lectura con su amiga la pulga y la maestra los felicito.

Les dijo mira qué lindo eso no es tan fácil y Uds. lograron por lo menos intentarlo casi sin desanimarse me parece muy bien esos juegos son de una gran ayuda.

Ellos le dicen a la maestra no se enoje pero nosotros solo estábamos jugando, no estábamos haciendo esto por tarea.

Pues bien le dice la maestra ahí esta lo bonito, muchas personas quieren hacer cosas buenas para sí mismos y son incapaces por que no conocen la amistad.

Guao dice la pulga ya sé que es tener un amigo, que bien le voy a contar a mi mama y a mi papa para que estén orgullosos de mí.

Y colorín colorado la educación en la escuela ha comenzado y este cuento terminado.