sábado, 2 de mayo de 2009

EL DUENDE – LA FAMILIA

EL DUENDE – LA FAMILIA

Una vez en un bosque de la cordillera, habitaba un duende que nació cuando Dios creó a las tribus indígenas, era amigo de ellos pero como era muy inquieto siempre andaba caminando por toda la cordillera.

En una de sus excursiones se encontró con el Ávila, este monte hermoso verde amplio y pulmón del valle, el duende dijo, no puede ser que me vaya a otro sitio, no puede ser que deje esta maravilla, me he enamorado de sus árboles, me he enamorado de su brisa, como la brisa consiente a las colinas, como la neblina baña sus tierras, fue así como se hizo sedentario, fue así como se hizo amigo de todos los árboles, y animalitos que ahí viven.

Un día dijo, ya tengo 10 años de estar por estas tierras y no me iré a ningún otro lado, pero me doy cuenta de que no he visitado a ninguno de mi familia, aun cuando les jure que no los olvidaría, comenzó a llamar a las hadas, gritaba señora de las Hadas, por favor escúchame, Sra. de las Hadas por favor escúchame, y de pronto sin pensarlo mucho la Sra. de las Hadas se apareció y le dijo: porque me llamas?, él estaba claro de lo que quería y le dijo necesito que me conceda un favor, ella le dijo tu sabes que no puedo hacer nada por ti yo solo tengo poderes para las hadas, no para los duendes.
 
El insistió e insistió mil veces, por favor concédeme un favor, al final ella aun cuando no podía ayudarlo porque sus poderes es solo para las Hadas, se acordó de quien lo podía ayudar y le dijo al duende: espérame unas noches que voy a hablar con alguien que te puede ayudar, e inmediatamente se fue.

El duende al ver pasar los días y que la Sra. de las Hadas no regresaba comenzó a preocuparse y pensar que la Sra. de las Hadas se le había olvidado cuando de pronto comenzó a llover nuevamente y dijo ahora si es verdad que no me ayudara está lloviendo y no podrá venir, hizo una bendición de protección de lejos para toda su familia y se recostó.

Cuando de pronto sale el sol en el horizonte y le dice Duende, me ha dicho mi amiga la Sra. de las hadas que tú quieres un favor, me lo podrías contar, Si Sr Sol quiero poder visitar a mis familiares, pero no quisiera perder esta tierra bella esta tierra que me ha hecho ser un duende mejor junto con los valores de mi familia, el sol como vio que sus deseos eran puros y sinceros, le dijo voy a crear un puente para ti, y como es alegría lo que veo en tu corazón y actitud, le pondré hasta colores.

El sol siguió diciendo toma tu mano derecha que simboliza la verdad y ponla en la tierra mojada símbolo de lo seguro, has un circulo símbolo de la solidez y lanza al cielo el agua que moja tu mano, Él lo hizo tal cual como le dijo el Sr. Sol y de pronto salió un puente bellísimo multicolor, que hacia brotar risas y risas del duende, no podía contener la alegría, y le pregunto al Sr. Sol ¿y es seguro viajar por ese puente? y él le respondió, siempre que tengas tus valores sólidos podrás viajar en él, de lo contrario no te dejara caminar sobre él y es así como nació la leyenda de que del otro lado del arcoíris existe un tesoro, claro que hay un tesoro el tesoro de tu familia.