sábado, 30 de mayo de 2009

Comadre ja y el Rio


Mientras caminábamos en el rio, hablamos con la naturaleza de muchas cosas, nos decía que de vez en cuando ella se sentía sola pero como madre siempre sus hijos volvían a ella, los veía nacer y los veía irse, en una interminable carrera por el día.

Unas ardillas que estaban en un árbol saltando al vernos que estábamos con la madre naturaleza se acercaron y saludaron muy afectuosamente y nos ofrecieron unas frutas frescas, al probarlas nos convertimos de seres inanimados en seres animados, y mágicamente nos surgió una pregunta en nuestra mente, una pregunta fácil pero interesante, nos preguntaba que animalito les gustaría ser, yo dije un zorro y mi hermana dijo una comadre.

Pues en lo que nos vimos reflejados en el rio y ya éramos seres animados una comadre mi hermana y yo un zorro, jejejejejje jajjajjaja nos reíamos a carcajadas la madre naturaleza también reía, y las ardillas también, y pronto sin darnos cuenta todos los animalitos del bosque y del rio estaban riendo y la tierra se llenó de risa todos impregnados de risa por un segundo y como un segundo es como mil años para los humanos ese día fue llamado FELICIDAD.

Y FELICIDAD al nacer llamo a las ardillitas para que le dieran una de esas frutas que hacían animadas a las almas inanimadas, pero la madre naturaleza siempre sabia dijo, !no hija mía, tu serás siempre inanimada, para que puedas entrar en cada ser animado y llenarlo del recuerdo de hoy, donde la tierra salto de risa completa, y naciste tu Felicidad.

La felicidad que ya estaba llena de alegría dijo a la madre naturaleza !Madre tú no eres solo buena eres sabia y eres quien nos cuida, eres la que nos guía y en esta guía correré por todo el mundo como me indicas para llevar este sentimiento a todos, solo diles Madre que me busquen que si dos nos buscamos seguros nos encontramos.

Mientras este dialogo se daba entre la FELICIDAD y la Madre Naturaleza, nosotros decíamos que animalito tan raro pidió mi hermana y como ya el zorro es un zorro y alegre, a mi hermana al verla reír como lo hacía le dijo no serás solo comadre sino que te bendeciré con tu risa y ahora serás comadre ya, por tu risa.

La comadreja que siempre estaba sola pero a la vez acompañada dio las gracias a la madre naturaleza y le pidió un deseo shhshshshhshs, no lo diremos a nadie pero piénselo, y mi hermana tiene la esperanza que ya había nacido hacia unos cuentos atrás, de que su deseo se le cumpla así es que yo el zorro estaré pendiente de contarles cuando se le cumple ese deseo a mi hermana.

Y luego de tanta Alegría por el nacimiento de la Felicidad por reírnos todos a la vez, seguimos caminando al borde del rio hablando de nuestras cosas con la madre naturaleza y con los peces los pajaritos y seguimos saltando y riendo.

Porque aun en la rutina diaria pasan cosas importantes si nos damos cuenta, sino nos damos cuenta pues la vida nos pasa por encima y estaremos sentados al otro lado del rio sin poder encontrar a la Felicidad que seguro nos estará buscando.

No dejemos nunca de buscarla porque algún día la encontraremos.